Bomberos de Huixquilucan

El servicio social consistió en ayudar a acomodar las cosas en los camiones de bomberos de Huixquilucan, limpiar el espacio y cocinar en una ocasión para todos los trabajadores del turno.

Mi experiencia fue muy buena, la gente estaba muy agradecida ya que normalmente no tienen gente que los ayude, y ellos tienen que hacer todo el trabajo. Me impresionó mucho cómo, aunque están  pensando en otra cosa, cuando llega el momento de trabajar todos saben perfecto lo que tienen que hacer. El primer día que ayudé la alarma sonó dos veces, y por radio les avisan a dónde se tienen que dirigir. Ambas fueron incendios pequeños en la zona de bajos recursos que está cerca de la base.

Leer más

Los trabajadores son muy buenos y tienen mucho amor hacia el país. Creo que este servicio me sirvió mucho para darme cuenta de cómo, aunque México pueda ser un país tercermundista y que nada está como debiera, ellos hacen su trabajo con la mejor disposición que hay y siempre listos para ayudar. Siento que debemos reconocerlos un poco más, pues nadie valora lo que hacen.

Valentina R.

 

 

 

Alegrando Caritas

Durante los últimos dos meses tuve la oportunidad de realizar mi servicio social en la Fundación Alegrando Caritas A.C., cuyo propósito es ayudar a niños con enfermedades terminales a lograr que su tratamiento menos pesado, ya sea económica o psicológicamente, con la recaudación de dinero a través de la organización de eventos dentro y fuera del hospital.

Durante estos dos meses no tuve la oportunidad de ir al hospital, porque puede ser un poco duro para mi edad, sin embargo es algo que sí busco hacer en un futuro.

Leer más

Dentro de mi labor realicé banners y asistí a diferentes bautizos. Con los primeros diseños que hice pedí donaciones en la página de Facebook y me di cuenta de que la gente hace todo lo que puede para ayudar, pero particularmente en el último bautizo al que asistí los papás decidieron que todo el presupuesto de los regalos fuera donado a la Fundación, así que pusimos una mesa con una cajita para donaciones, y folletos informativos. Inicialmente no entendía por qué en un bautizo alguien se acercaría a donar, pero me llenó de alegría ver a casi todos los invitados lo hicieron, y que una vez que se les explicaba qué es la Fundación donaban aún más.

Lo que más me llenó fue ver las fotos de muchos niños contentos y saber que contribuí a ello. Me llena también saber que en el mundo hay personas buenas como las dos fundadoras de la Organización, que dan todo su tiempo y dedicación para poder sacar una sonrisa a tantos niños.

Galia Z.

 

 

 

 

Comunidad Huichol de San Andrés Cuamiata

Ayudé a empacar artículos para la Comunidad Huichol de San Andrés Cuamiata, me ofrecí a ayudar y a partir de ese día me dediqué a recolectar, junto con mi familia, ropa y juguetes que recibió Pedro Pimentel de la Comunidad Huichol, quién llevó esto a la sierra. Acomodé ropa y cobijas, seleccioné zapatos y conseguimos que nos donaran rollos de tela para su vestimenta típica.

 

Leer más

Este sábado 1° de julio entregaré una parte de todo el trabajo que hicimos y así continuaré ayudando a Tania Curiel, pues gracias a ella llegué a esto.

Agradezco mucho a Pedro que me enseñó sus tradiciones y parte de su lengua, me contó que los venados, el peyote y el maíz azul son sus dioses. Pedro me contó que él también hace servicio social en su Comunidad ayudando a niños a pagar su escuela, ya que ellos solo hablan su dialecto y no hablan español, por lo que  y así tener acceso al estudio y a motivarlos a cursar una carrera.

Sus tradiciones me parecen muy interesantes, ya que desde sus antepasados cuidan Wirikuta, que es donde hacen su peregrinación.

Me parece un servicio social muy bueno, ya que no solamente ayudas a los demás, sino que también ellos te enriquecen con su cultura.

Eitan P.

 

 

 

Comunidad Cadena

La gente de Cadena viene de todos los entornos sociales de la Comunidad, lo que hace que cada quien vea esta labor de manera diferente y aporte lo suyo al trabajo. La comunidad a la que asistimos estaba formada por gente que apreció la ayuda y que se involucró en el trabajo, además de que aprendieron cómo dar seguimiento posterior.

Esta misión me ayudó a conocer más a Cadena y pude ver realmente cómo impacta la vida de esta gente.

Salomón R.

 

Ver fotos

 

 

 

 

Entrega de tapas para quimioterapias

El día miércoles 21 de junio recolecté las últimas tapas de este ciclo escolar y las llevé a la Universidad Anáhuac para entregarlas con la organización “Impulsa”, que ayuda a niños con cáncer que necesitan una quimioterapia. A lo largo del año recolectamos tapas en la escuela y las llevamos a diferentes lugares, pero principalmente a la Anáhuac.

Me da gusto saber que con las tapas que juntamos podemos ayudar a todos estos niños, y por supuesto seguiremos apoyando. Quedé muy contento por esto y seguiré juntando y entregando tapas para ayudar a los niños enfermos.

Alejandro L. 

 

Ver fotos

 

 

 

 

Asilo Gonzalo Cosío Ducoing

La familia es muy importante, la soledad es algo muy difícil de sobrellevar y todos merecen tener alguien, sobre todo al final de sus días, con quién hablar, jugar, discutir, comer y pasar el tiempo. Es por esto que considero que este servicio social es muy importante.

 

Leer más

Me impresionó mucho que los fundadores de este asilo van constantemente a revisar que todo esté bien, y no porque sea gente con mucho dinero, sino que tienen familia, y aún así aprecian y disfrutan de esta familia y tratan de compartir gestos de solidaridad.

Los residentes del asilo disfrutan mucho de las cinco televisiones que ahí hay, compartieron su gusto por las macetas que recibieron de jóvenes que habían ido a hacer servicio, y lo que más les emociona es el nuevo baño para visitas que está en construcción. Sin embargo, lo que más agradecen son las visitas, sentir que alguien se interesa por ir a verlos.

Es increíble el ambiente que se creó en el asilo, todos se sienten unidos y aunque no compartan el apellido, son una gran familia.

Abraham L.

 

 

 

 

 

Lev le Lev

Esta experiencia fue muy enriquecedora, pues ver cómo la gente que menos tiene aprecia tanto lo que haces por ellos me da gran satisfacción. En realidad somos nosotros los que salimos ganando, ya que es muy gratificante este tipo de labor, y solo con su agradecimiento te das cuenta del el cambio que estás generando.  

Leer más

Mi labor consistió en pasar a los domicilios a recoger ropa, llevarla a Betel, organizar las bodegas y la venta de garaje. Este servicio me hizo abrir los ojos y darme cuenta de las necesidades de la gente. La ventaja de este servicio es que la gente no siente que le están regalando las cosas, sino que hacen un esfuerzo por obtener lo que compran aunque los precios claramente son súper bajos. El objetivo es ayudar de corazón a corazón.

Eric Z.

 

 

 

 

Iluminando con amor

Este servicio social consiste en ir a algún hospital, en este caso el Hospital de Cardiología Infantil, y pasar un rato con ellos para que se distraigan. Jugamos con ellos, hacemos manualidades (este caso se hicieron vasitos de Minions), les damos de comer, elaboramos disfraces y platicamos con ellos.

Leer más

Durante el servicio social tuve un momento que me hizo reflexionar. Había un chavito de 8 años que se llamaba Pablo, y todo el tiempo me llamaba para que lo ayudara. Al final, cuando estaba con él en su cuarto, me estaba enseñando todas las manualidades que había hecho (cada niño atrás de su cama cuelga sus manualidades en repisas o los coloca en su buró), y después me empezó a dar ideas para la próxima semana creyendo que iba a regresar a verlo, lo cual me encantaría. Mientras me enseñaba todo le pregunté dónde iba a poner lo que había hecho ese día, y me lo dio; claramente no entendí y me dijo que me lo regalaba, para que siempre me acordara de él.

En el servicio social cada uno iba disfrazado de otro personaje, yo fui de Batichica. Todos los niños me llamaban así. Fue una experiencia increíble haber pasado tiempo con estos niños y fue muy difícil despedirnos. Espero volver a este hospital y ver a todos los niños, para poder hacer las manualidades que me pidieron para la próxima.

Miri Z.

 

 

Iluminando 1

 

 

 

 

Entrega de despensas de la Kehilá ciclo 2016-2017

“El servicio social, es una obligación como judíos. Hay un dicho en el judaísmo que dice "Kol Israel arevim ze laze" (cada judío es responsable uno del otro). Durante todo el año fui a entregar despensas a la gente necesitada de la Comunidad ashkenazi en las zonas de Polanco y Condesa. Un domingo al mes llevábamos comida para todo el mes, pasta de dientes y diferentes cosas de uso cotidiano. Este servicio me dio mucho más de lo que yo di, pues valoras la Comunidad en la que vives, ya que siempre hay alguien que va a ver por el otro sin importar si te conoce o no”.

Jimmy B.

Leer más

 

“A nosotras nos tocó entregar despensas a sobrevivientes del Holocausto. Desgraciadamente no pudimos conocer a ninguna de las personas ya que no estaban. Nos hubiera gustado poder conocerlos y platicar con ellos, ya que seguramente tienen muchas historias y aprendizajes para compartir. Fue muy bonito y placentero para nosotras saber que estamos entregando despensas a gente que ha pasado por muchas cosas difíciles en su vida pero que hoy en día están viviendo felices a pesar de su duro pasado”.

Ronit G, Carolina H y Alejandra Sh.

 

“Tuve la oportunidad de recorrer la ciudad con una compañera, simplemente para hacer feliz a alguien. Al llegar a cada lugar noté que cada persona es muy diferente, pero que al final del día todos somos de una misma religión y eso nos convierte en hermanos, por lo cual esta experiencia también demuestra que debo de ayudar y siempre dar lo mejor para mis hermanos y para todas la personas. Fue una experiencia interesante y divertida, espero poder hacerla de nuevo”.

Ricardo R.

 

“Me gustó mucho hacer este servicio, porque aunque solo tengas que hacer unas entregas, en realidad estás ayudando a mucha gente grande que se les complica caminar, o pasar por ellas. A mí siempre me han inculcado que ayudar a la gente grande cuenta mucho más que a la gente joven, porque sus problemas son mucho más grandes que de los demás”.  

Nicole S.

 

“Este año participé en dos entregas de despensas, y la verdad es que me quedé un poco impresionado, ya que al llegar a la casa de los necesitados se siente una vibra diferente, pero buena. Me siento bien ayudando a aquellas personas que no tienen dinero, porque al ver su cara el sentimiento es único. Me encanta este tipo de servicio social, porque aprendo a valorar todo lo que tengo y aparte porque ayudo a personas de mi misma Comunidad”.

Eric G.

 

“Durante todo el año tuve que completar 30 horas de servicio social y ahora que las termino veo que es algo que me dejó y me llenó mucho. Decidí hacer entregas de despensas a gente mayor que venían como obsequio de parte de la Kehilá. En la primera entrega que hice hubo una casa en especial que me impresionó mucho. Era un pequeño departamento con un elevador muy muy viejo. Cuando llegabas al piso, se abrían las puertas y al instante te topabas con una puerta. La casa estaba muy chiquita y vieja.  Al salir de ella, me di cuenta y me puse a reflexionar de lo afortunada que soy con lo que tengo. Me di cuenta de que siempre podemos ayudar sin importar cómo, y que cosas tan insignificantes para nosotros pueden significar todo para alguien más, como un mes más de vida digna. Me parece que el trabajo de servicio social es algo que todos tienen que hacer, ya que enseña, además de que siempre hay que regresar un poco de lo que recibimos.

Arielle Sh.

 

 

 

 

 

KADIMA

Nunca había visto un lugar tan alegre como Kadima. Estuve ahí durante tres meses y lo sentí como horas, el tiempo se me pasó volando. Me encantó trabajar con ellos y se siente increíble saber que ayudas. Es inexplicable lo que sentí al trabajar con ellos, es algo que no se ve todos los días. Al principio pensé que iba a ser como asistir a la escuela, un poco aburrido y cansado, sin embargo fue divertido, todos reían, se saludaban como si se conocieran de toda la vida, jugaban por todos lados y sobre todo son súper educados. Hubo personas que en realidad me dejaron con la boca abierta.

Leer más

Un chavo, joven y muy divertido, sabía de todo, acerca de cualquier tema en cualquier año y cualquier lugar; no solo sabía la respuesta, sino que también la argumentaba con humor, gracia y alegría. Con el paso del tiempo se convirtieron en mis compañeros de trabajo, en mis amigos… Me di cuenta de que ellos me ayudan a mí dándome muchas lecciones muy útiles.

Conocí a muchas personas increíbles que van a dejar una gran huella en mi vida. Agradezco a Kadima por haberme dado la oportunidad.

Zelman W.

 

 

 

Mosaico Down

Realizamos servicio social en “Mosaico Down”, una institución que ayuda a niños de escasos recursos, que tienen síndrome de Down; ellos les brindan una educación especializada con una colegiatura muy barata, y en algunos casos no les cobran nada.

En esta ocasión fuimos a la delegación Tlalpan en donde en estos momentos están construyendo una escuela para seguir ayudando. Nuestra labor consistió en pintar salones de clase y limpiar todos los pisos de la escuela. La escuela es una prepa abandonada que se encuentra en muy malas condiciones, pues tiene humedades, pisos descuidados y musgo entre otras.

 

Leer más

 

Este servicio social nos hizo darnos cuenta de lo afortunados que somos en tener una escuela con agua limpia, maestros de calidad y gente de mantenimiento y limpieza que día con día ayuda.

Nos gustó trabajar con la gente de Mosaico Down, ya que aunque es una institución pequeña hace una gran diferencia en la vida de más de 300 niños.

Alex F, Arturo K y David B.

 

 

 

 

 

 

Lev le Lev

Casi desde inicio del ciclo escolar he estado apoyando en el proyecto Lev Lev que brinda ayuda a miembros de bajos recursos de la Comunidad; el dinero que se recauda se usa para comprar medicamentos. Mi labor consistió en visitar casas para recoger bolsas con donaciones y posteriormente llevarlas a la tiendita de Lev Lev que se encuentra en Bet El. Acomodé y ayudé en la venta de ropa. Esta es una oportunidad increíble de ayuda.

Alexa T.

Ver fotos

 

 

 

 

 

 

 

DAR: deseo de Isaac

Conocer a Isaac y a su mamá fue una experiencia muy conmovedora, porque nos dimos cuenta de que no somos tan diferentes, que tenemos los mismos gustos e intereses. Darle los regalos a Isaac y ver su sonrisa fue un momento que no tuvo precio. La forma en la que nos agradeció fue desde lo más profundo de su corazón y eso fue un regalo para nosotros, ver su sonrisa al no poder cargar todos sus regalos, eso fue lo que nos llevamos, pues aparte de pasar un momento maravilloso con personas buenas y divertidas, vimos los frutos de nuestro esfuerzo por cumplir sus deseos.

Leer más

Primero nos encontramos en la entrada de KidZania y ahí le dimos sus regalos. Una vez adentro se veía la emoción que sentía y estaba feliz por todo lo que iba a hacer en el día. Isaac, al igual que su madre pasaron un día increíble. Estamos muy agradecidos y nos sentimos muy satisfechos con el trabajo que logramos.

Miri Z, Ariela W, Daniela M, Alejandro L, Itamar Sh, Alejandra, Sh, Gaby Milstein y Daniel A.

 

 

 

 

 

 

Carrera Angelman

Para este evento, que se llevó a cabo el pasado 21 de mayo en el Centro Deportivo Israelita, ayudé a armar unos paquetes que contenían playeras, estampas e información sobre el Síndrome de Angelman. Estos paquetes se entregaron a los participantes de la carrera, con la idea de que entendieran un poco más acerca de esto. También colaboré para la venta para recaudar fondos.

Este proyecto es muy conmovedor, ya que mi prima tiene este problema. Ojalá esto sirva para encontrar nuevas formas de controlar el síndrome y mejorar las condiciones de vida de los niños que lo padecen.

Arturo K.

Ver fotos

 

 

 

 

 

 

Techo

Techo es una organización mundial  que promueve ayuda sin recibir nada a cambio. Techo tiene muchas ramas, entre ellas fomentar la educación de los niños y adultos  que viven en zonas de nivel muy bajo, donativos anuales para municipios necesitados y construcción, entre otras. Tuve la oportunidad de apoyar en la rama de construcción que se dedica a edificar viviendas de emergencia. Un fin de semana, casi completo, construyes viviendas de emergencia con loseta, tablaroca, pilotes y madera, que dura entre dos y tres años. Duermes en una escuela de gobierno estilo “campamento”, sin bañarte.  

Este es un servicio social que conozco gracias a una muy amiga mía, vecina de Acapulco, y desde que tengo 13 años me voy a misiones con ella. Esta vez no lo pude hacer con ella, pero de todos modos encontré a personas conocidas.  En esta ocasión me tocó en Xochimilco.

Leer más

Estas son experiencias inolvidables e increíbles. Aparte de ayudar a estas familias que no tienen un techo, aprendo mucho sobre ellas y me doy cuenta de la gravedad de la pobreza en México. Lo que más disfruté fue la convivencia con los niños y el agradecimiento de la familia. Lluvia y Carlitos son unos niños adorables, humildes, bondadosos, y agradecidos.

Estoy muy agradecida con la vida, sin duda es algo que voy a volver a hacer muchas veces más.

Susy N.

 

 

 

 

 

 

TAM

Nosotras fuimos a TAM y como siempre fue una experiencia muy gratificante pero al mismo tiempo dolorosa, ya que Tammy fue nuestra amiga. En cada par de zapatos que desinfectamos, limpiamos y embolsamos la tuvimos en nuestra mente y corazón, a nuestra pequeña Tammy que sigue creciendo con nosotras.

Leer más

Nuestra labor consistió en revisar los zapatos donados para ver que estuvieran en buen estado y ordenarlos. Después los desinfectamos. primero con un spray especial y después con una toallita húmeda, por dentro y por fuera. Hicimos las etiquetas con la talla de cada par, para posteriormente empaquetarlos en bolsitas rojas o verdes, dependiendo del género; luego los ordenamos por talla. Finalmente juntamos 19 pares de hombre, y 47 de mujer.

Estuvimos en casa de Galia durante cuatro horas y fue una experiencia que nos dejó crecer y reflexionar.

Nicole L y Alexa P.

 

 

 

 

 

Carrera Kadima 2017

“Corrimos los 5 kilómetros de la carrera. Primero fuimos dos veces a la semana con la idea de convivir con la gente de Kadima, conocerlos y jugar con ellos. El miércoles hubo clase de pintura. Convivimos con Sarah, una persona muy alegre y feliz que le gusta platicar acerca de su vida; tiene 20 años y estaba muy emocionada porque ya vive sola. Regina, una niña muy muy linda con un gran talento para pintar, tiene 17 años y es muy intensa y movida.

Leer más

El jueves tuvimos clase de bailes. Nos reímos y divertimos mucho, convivimos mucho con ellos y los empezamos a conocer mucho más a fondo. El día de la carrera llegamos a las 7:00 de la mañana. Durante esta de pronto corríamos y de pronto caminábamos, pero se pasó muy rápido. Esta experiencia nos dejó mucho más de lo que esperábamos, nos dejó amigos y muchos valores más.

Al final de la carrera nos encontramos con otros de los compañeros que conocimos en Kadima, y estábamos tan emocionadas como ellos de volver a encontrarnos. Platicamos un rato con cada uno de ellos antes de irnos.

Esta experiencia fue algo increíble, ya que conocimos personas parecidas a nosotras, aprendimos tanto de ellas, así como ellas de nosotras”.

Abigail A y Oneg C.

 

“Conviví con Nurit, durante toda la carrera no paramos de platicar y me di cuenta de la perspectiva que tienen sobre el mundo. Nurit es una mujer que siempre está sonriendo y no se rinde, se siente orgullosa de ser como es y está feliz todo el tiempo. Al finalizar la carrera sentí alegría de haber hecho una nueva amiga. Fue una oportunidad única y lo volvería a hacer”.

Ronit B.

 

“Increíble actividad, increíble poder conocer a esta maravillosa gente, relacionarte con ellos y participar en una actividad tan grande, con una causa todavía mayor. Este tipo de experiencias es crecer”.

Isaac N.

 

“La carrera me enseñó que todo el mundo puede hacer lo que sea si se lo propone. Es increíble cómo para algunas personas simplemente no hay límites. Me impresionó muchísimo el entusiasmo que le ponen a todo, además de que lo hacen muy bien. Increíble experiencia”.

Daniel A.

 

“Me gustó mucho esta linda experiencia.  Desde la primera vez que fui a Kadima hasta la carrera, me di cuenta de cómo la fuerza de voluntad puede mucho más que una capacidad física o mental.

La primera vez que fui a Kadima jugamos fútbol y algo que me impactó fue el golazo que anotó Igal. El segundo día también me la pasé muy bien

En el evento corrí 10 km., por lo que no tuve pareja y corrí solo,  pero aun así ayudé con lo que pude, y durante el trayecto motivé y animé a los demás. Cuando completé la carrera recibí una medalla”. 

Philip W.

 

 

 

 

 

 

 

IMPACTO

“El domingo 6 de mayo tuve la oportunidad de asistir con IMPACTO, con personas que no conocía y madres con sus hijos a entregar juguetes a una colonia cerca de Jesús del Monte. La disposición y el compromiso de todos fue grandioso.

Para la entrega tomamos a los niños de la mano y les ofrecimos tres juguetes a cada uno. Ver sus caras de felicidad no tiene igual. Al terminar tuvimos un tiempo de jugar con ellos. Cargué a los bebés y conviví con muchos niños diferentes. Al final partimos una piñata y todos recibieron dulces.

 

Leer más

Se me hace impresionante cómo a cinco minutos de nuestras casas podemos salir de la burbuja y ver un mundo diferente, no tenemos que ir a Chiapas o a África para ayudar. Pienso en cómo nosotros consideramos ciertas cosas como basura cuando para un niño es un motivo de felicidad, creo que damos por hecho las cosas materiales que tenemos y no nos damos cuenta de su valor real. 

Me encantó este servicio social y me gustaría hacer otros parecidos”. 

Galia S.

 

“Me gustó mucho ir a este servicio. No nos cuesta nada compartir nuestras cosas, pues aunque no tengan los mismos recursos que nosotros somos iguales y no tenemos porque hacerlos de menos ni hacerlos sentir mal. Muchas veces pensamos que la gente de bajos recursos vive muy lejos, pero hay veces en las que solo tenemos que mirar abajo de nuestra ventana. Aprendí a convivir con ellos y a siempre dar sin recibir nada a cambio. 

Nicole S.

 

“Cuando fui a repartir los juguetes donados sentí que ayudé mucho, además del gusto que me repartir cosas que ellos no pueden adquirir. Ver sus caras de felicidad no tiene precio”.

Joshúa P.

 

 

 

Impacto, torta por un recuerdo

Es la primera vez que asisto a Torta por un recuerdo. Le pides a la gente que comparta contigo un recuerdo. Me impactó mucho el tipo de historias que te cuentan. Fue una experiencia que me encantó y me sentí feliz ver a la gente con esa sonrisa, cuando le regalas una torta”.

Anat S.

Leer más

“Algunas de las historias estaban muy fuertes, ya que la gente que estaba afuera del hospital venían para visitar a un familiar que estaba siendo intervenido. Otras historias eran más relajadas, prácticamente chistes, pues también podían compartir estos. Siempre hay personas buenas que ayudan a otra gente que lo necesita. Impacto se encarga precisamente de esto, de impactar a la gente a través de buenas labores”.

David O.

 

“Este servicio me dejó un gran aprendizaje y bonitos recuerdos. Me di cuenta de cómo nuestros problemas a veces son superficiales. Vivimos encerrados en una burbuja en la cual todo es perfecto, mas no lo que está pasando frente a nuestros ojos y nos cegamos ante la realidad en la que viven la mayoría de las personas en nuestro país. Estos pequeños detalles son los que poco a poco pueden hacer una diferencia”.

Natalia J.

 

“Me gustó muchísimo este servicio, porque considero que este tipo de actividades son las que más te llenan. Compartir historias y recuerdos y ver cómo salen adelante en cada una de ellas da esperanza”.

Nicole S.

 

 

 

Maasim Tovim, DAR y CIM ORT

“Cumplimos el deseo de Andri y Ángel. Verlos felices y disfrutando este día nos dio una satisfacción imposible de explicar. Primero vieron el show de Yosi el Mimo, en el que rieron mucho y se la pasaron increíble. Después les dimos los regalos que pidieron, comimos lunch y jugamos con ellos.

Fue un gran aprendizaje para todos nosotros, ya que nos dimos cuenta de la gran diferencia que hicimos a estos niños. Fue un gusto participar en este proyecto”.

Arturo K, Samuel M, Damian Z, Abraham L, Itamar Sh y Alon Sh.

Leer más

“Sentimos que fue algo muy especial para todos estos niños que nos acompañaron en la escuela, creemos que es muy importante que se sientan contentos, ya que su vida realmente no es nada fácil, pasan por muchas adversidades, y esta es una manera de ayudarlos a salir adelante.

Cumplimos el deseo de Carlitos, un niño de 6 años. Carlitos logró abrirse con nosotros y compartimos experiencias mientras jugábamos con él y sus regalos nuevos”.

Ariela S, Natalie F, Abrianna B, Yehuda S y Salomon R.

 

“Cumplimos los deseos de Enrique y Fátima. Ambos estaban extremadamente agradecidos, lo cual nos llenó el corazón. Jugamos todo el día con ellos. Enrique es particularmente muy cariñoso. A la hora de despedirse nos dijo que no se quería ir porque sabía que tenía revisión en el hospital y la pasaba muy mal, pero aunque sus palabras nos rompieron el corazón, al final del día quedamos muy satisfechos de ver esa sonrisa en su cara. Fátima es un poco más tímida, sin embargo demostró su aprecio y agradecimiento. Su sonrisa fue contagiosa.

Agradecemos a la escuela y a DAR por la oportunidad, así como a Yosi “el Mimo”, por revivir nuestra infancia”.

Nicole E, Natalia E, Katia K, Ilan O, Alejandro G y Daniela F.

 

“Cumplimos el deseo de Ana Paola, una niña de 5 años que tiene cáncer. El día fue muy divertido, emotivo y, sobre todo, muy especial. El momento más emotivo fue la entrega de los regalos. Ana Paola sonrío de oreja a oreja, y esto nos hizo sentir muy felices. El agradecimiento de Ana Paola y su familia fue muy grande, pero el nuestro fue mayor por haber tenido la oportunidad de conocerlos y haber pasado un día con ellos.

Ver que Paola tiene una actitud tan optimista nos inspira a ser agradecidos y más positivos en nuestra vida diaria, a pesar de las adversidades. También teníamos planeado el deseo de Jorge, un niño de 8 años, que no pudo venir porque estaba en el hospital. Aunque nos hubiera gustado conocerlo, sabemos que sus regalos lo harán feliz y pasará un rato divertido. 

Estamos muy agradecidos de haber tenido la oportunidad de realizar nuestro servicio social con la Fundación DAR”.

Ricla R, Alex F, Jacobo S, Nelly B y Sara B. 

 

“Esta experiencia y convivencia representó mucho para nosotros, debido a que pudimos cambiar la vida de Martha. Nos dimos cuenta cómo nuestra vida es fácil en comparación a la de ellos. Agradecemos muchísimo a la escuela por darnos esta oportunidad”.

Ari M, Ronit B, Ilan P, Pepe B, Eyal D y Ronit G.

 

“Cumplimos el deseo de Miguel y Jocabed quienes no podían dejar de sonreír cuando les dimos sus regalos. Estaban felices y eso nos conmovió muchísimo. Nos encantan estas oportunidades, ya que podemos salir de nuestra rutina y conocer personas nuevas.

Todos creen que cuando ellos vienen, vienen a aprender un poquito de lo que hacemos, a jugar, a convivir, etc., pero la verdad es que nosotros aprendemos de ellos y que a pesar de nuestros "problemas", siempre se puede seguir adelante.

Esta es una oportunidad de aprender y de apreciar las cosas. La actividad nos conmovió y nos sensibilizó mucho. Nos gustaría volver a hacerlo”.

Daniela M, Arie M, Eric G, Orly H y Jonathan A.

 

“Esta experiencia fue muy enriquecedora, desde ver cómo los niños se entretenían y sonreían, hasta los sinceros agradecimientos por parte de sus padres. Nosotros cumplimos los deseos de Vanessa y Abraham, aunque por desgracia Abraham no pudo ir. Pudimos apreciar cómo Vanessa disfrutó sus regalos, pues los abrió y jugó con nosotros”.

Carolina H, Dan M, Eduardo S, Simon B, Alex M y Vivian K.

 

“Este servicio lleva un proceso mucho más largo que cualquier otro, ya que requiere de mucha organización. Sofía, la niña que nos tocó, pidió una casa de muñecas, muñecas, maquillaje y pinturas. Con el dinero que recaudamos, a través de varios medios, compramos todo y unos de más para los hermanos.

Después de la entrega subimos al kínder en donde comimos un pequeño lunch y jugamos con los niños. Fue una experiencia única e inolvidable, nos divertimos mucho y fue muy bonito poder ayudar”.

Nathalie P, Andrés S, Oneg C, Ricardo R, Zelman W y Nathan M.

 

 

 

Mishloaj Manot para Sobrevivientes del Holocausto

“Esta fue una experiencia muy importante, empezando por el hecho que nos dimos cuenta de que nosotros vamos a ser una de las últimas generaciones que vamos a conocer a los sobrevivientes. El recuerdo de haber podido platicar con Max Bery, estará siempre en nuestra memoria”.

Eytan S, Elias C y Eitan B.

Leer más testimonios y ver galería de fotos

 

“Tuvimos el privilegio de platicar con dos sobrevivientes de la Shoá y de darles un Mishloaj Manot a cada uno de ellos. Fuimos muy afortunadas en conocer a estos seres humanos. Los dos nos recibieron con los brazos abiertos y con ganas de platicar.

Primero visitamos a Abraham Majzner, sobreviviente que nos acompañará en la Marcha de la Vida. Nos sentamos a platicar con él y con su hijo. Realmente no hablamos de la guerra, sino que fue una plática de amigos, eso estuvo increíble. Fue impresionante ver la actitud de este señor, que tiene un pensamiento tan positivo después de lo que vivió.

Después fuimos con la señora Jeannette Kaufman, esta experiencia fue un poco diferente. Fue impresionante ver las ganas que tenía de charlar con nosotras, de escucharnos y de conocernos. Con ella, tuvimos una plática de mujeres, y no hubo manera de platicar acerca de su historia y de su pasado.

Ya que nos íbamos nos pidió que regresáramos a visitarla otra vez y así lo haremos. Nos encantó esta experiencia y queremos que se haga cada año, vale mucho la pena. Son estos pequeños detalles y estas experiencias las que nos mueven en corazón y no hacen sentir agradecidos con la vida y con más ganas de vivir.

Lo podemos decir con mucho honor, que nos sentimos orgullosas de haber vivido esto, nos enriqueció en muchos sentidos y nos quedamos con sed de conocer más de sus vidas”.

Galia C, Valentina R, Batya K y Natalia J.

 

“Cuando entramos a la casa de Halina Lach notamos inmediatamente su felicidad. Nos contó que se escapó del gueto en el que estaba y después se convirtió en cantante de ópera. Sentimos tristeza al ver que vive sola, ya que su esposo falleció y nunca tuvo hijos. Sentimos que fue una actividad que nos llenó mucho, nos hizo entender que hay gente que ha pasado por muchos problemas en su vida, y a pesar de todo siguen sonriendo lo cual nos da mucha fuerza para enfrentar nuestros problemas con una sonrisa.

Desafortunadamente el señor Max Brezezinsky no nos pudo recibir, ojalá algún día podamos visitarlo para conocer su historia”.

Itamar Sh, Eitan P e Isaac S.

 

“Nuestra visita a Eva Feldman fue algo impresionante, desde el momento en que llegamos nos recibió con una sonrisa, con la mesa puesta y nos ofreció pastel y chocolates. Nos recibió como toda una "idishe mame";.

Nos dimos cuenta de que nuestra visita realmente significaba algo para ella y eso es lo que nos demuestra que sí estamos haciendo algo por alguien. Le pedimos que nos contara su historia y lo hizo. Nos impresionó mucho la manera tan desenvuelta y clara con la que la compartió, a pesar de las cosas tristes y dolorosas, pues también reía y tomaba las cosas con mucho humor.

Fue una experiencia increíble que  nos llenó de emoción y salimos felices de ahí”.

Jorge B, Jonathan W y Yael R.

 

“Tuvimos la oportunidad de conocer a Rebeca Shapiro y a Tuza Stern; Bernardo Wurm no nos pudo recibir ya que tuvo que salir. La señora Shapiro nos recibió de una manera muy agradable, pasamos a su casa y platicamos. Ella y su esposo nos platicaron acerca de Purim y les entregamos el Mishloaj Manot. Así fuimos a La señora Tuza Stern nos recibió con un gran abrazo y una gran sonrisa, convivimos un rato y nos platicó sobre su familia, sus nietos y nietas, y nos enseñó fotos de su viaje a Israel para la boda de una de sus nietas”.

Ariel Z, Moshé R y Daniel R.

 

“Liane Spitz nació en Holanda. No tuvimos oportunidad de conocer acerca de su historia en la Shoa, ya que ella no quiso, solo nos dijo que corrió con suerte y pudo escapar de los nazis. Es muy lindo poder compartir con los sobrevivientes, aprendimos mucho de ella y esperamos haberle dejado algo de nosotros. Ojalá tengamos la oportunidad de poder seguir en contacto con ella, ya que pensamos que es una persona que tiene una gran historia que contar”.

Jaime F, Alon Sh y Andrés E.

 

“No logramos conocer a Nitzah Revah, sin embargo supimos que luego se comunicó al Colegio para agradecer el gesto y se disculpó por haber tenido que salir de última hora. El personal quue labora en su casa nos dijo que es una gran mujer y una persona sorprendente”.

Eduardo Á, Joshua P y Mauricio O.

 

“Nos sentimos muy bien con nosotros mismos y también muy orgullosos de nuestra escuela al ver que cada año se hace este acto de bondad.

Noemí Nickin y Arthur Weischel fueron increíblemente amables con nosotros. Luis Stilman no nos pudo recibir, sin embargo agradeció mucho por el Mishloaj Manot. Este servicio social nos hizo acercarnos a los sobrevivientes que radican en México.

Noemí Nickin nos platicó acerca de su vida durante la guerra, cómo salió de Polonia y cómo llegó a México. Con Arthur Weischel platicamos acerca de nuestras familias y escuela. Fue un encuentro más casual”.

Katia K, Nicole E e Ilan T.

 

“La vida nos da muchísimas oportunidades para ayudar al prójimo. Dentro de nuestras posibilidades está el ser generosos, porque cuando se nos presentan estas experiencias, nos sentimos muy bien viviéndolas. Esta experiencia fue muy padre, a pesar de que Julio Botton no me pudo recibir. Compartir un regalo con alguien se siente muy bien”.

Jeanette B.

 

“Fue una experiencia única y muy bonita pasar la tarde con Sara Rosemberg y Georgie Schmidt. Al escuchar sus historias nos dimos cuenta lo afortunadas que somos de tener un país como México donde podemos ser libres. Sus relatos nos hicieron reflexionar y dar gracias a Dios por todo lo que tenemos. Georgie es una mujer impresionante que nos contó la historia de su familia durante la guerra; ellos vivían en Hungría hasta que los llevaron a un gueto. El día de la liberación su padre murió, pero el resto de la familia logró sobrevivir y llegar a México, ella no recuerda nada, ya que tenía dos años cuando sucedió esto.

Sara Rosemberg nos contó que ella pasó la guerra siendo polaca, es la única de su familia que logró sobrevivir, y un tío de ella la trajo a México cuando la guerra terminó. Nos contó varias anécdotas sobre su familia actual y la pasamos muy bien.

No tuvimos la oportunidad de platicar con Simone Gelman, ya que se encontraba enferma”.

Natalia E, Daniela M y Orly H.

 

“Fue una experiencia increíble. Hanna Steiner, esposa del sobreviviente Frederich Steiner Z”L, no quiso hablar mucho acerca de su esposo, solo nos dijo que fue sobreviviente de Auschwitz y nos enseñó unas fotos con él, de su boda, y de sus nietos.  Cuando subimos al elevador para llegar a su departamento ella ya nos estaba esperando en el pasillo, para que supiéramos cuál era su departamento. La señora Hanna es muy amable, le agradecemos mucho que nos haya recibido. Ya en el coche hablamos de la suerte que tiene nuestra generación en haber participado en este proyecto, pues desafortunadamente cada vez habrá menos testigos. Nos sentimos muy agradecidas por la oportunidad que se nos ha dado de poder convivir con esta gente y poderla ver feliz por un acto que nosotras mismas hicimos”.

Gabriela M, Miri Z y Anat S.

 

“Tuvimos la oportunidad de sentarnos con Felicia Micelewicz a platicar acerca de de sus vivencias. Nos llegó mucho al corazón. Su historia nos hizo reflexionar y nos impactó mucho, pues es un dilema moral enorme. Comimos chocolates y la pasamos muy bien. Nos platico también cómo llego a México y nos platicó acerca de su familia”. 

Jacobo C, Jonathan A y Eyal P.

 

“Entregamos el Mishloaj Manot a la señora Polly Feldman, quien nos recibió con mucho gusto en su departamento, en la zona de Polanco.   Al principio nos recibió con un poco tímida y reservada, pero después nos contó acerca de su familia y su vivencia en la Shoa. Nos impresionó escucharla hablar. También  habló de su llegada a México y sus primeros años acá. Nos sentimos muy bien de haber ido. La señora Polly está casada y vive muy bien”.

Alex L y Jimmy B.

 

“Nunca habíamos hablado tan cerca con un sobreviviente de la Shoa, por lo que fue muy interesante. Pedro Schwebel nos contó que actualmente quedan 20 sobrevivientes en México. Eso creó más interés en nosotros, ya que nos sentimos afortunados de poder hablar con él, pues en pocos años ya no habrá ninguno. Él vino de Francia, iba rumbo a Veracruz, pero su barco fue parado en Jamaica por problemas de espionaje nazi. Su familia estuvo ahí por meses hasta que salieron y lograron llegar; tenía apenas 8 años. La señora Eva Fainsod también nos recibió en su casa y fue muy amable. Es increíble cómo estas personas pueden seguir estables después de sufrir atrocidades en la Segunda Guerra Mundial. Es admirable cómo han salido adelante y le han dado a la comunidad un futuro”.

Mauricio O, Isaac N y Arie M.

 

“Es increíble la actitud que la señora Hedvig Feldman tiene ante la vida. Lo primero que hizo fue ponerse de pie, a pesar del trabajo que le costó, y caminó hacia la mesa para poder platicarnos su historia. Nosotros estábamos muy felices de poder compartir ese momento con ella, ya que su memoria estaba excelente y pudo recordar todo sobre su pasado.  Nos gustó mucho este servicio”.

Mark V, Eric G, Ilan O y Alejandro G.

 

“Realizamos una gran mitzva, ya que compartimos felicidad y alegría con Nelly Wolf, Edy y Dolly Bestandig. Nos invitaron a pasar a su casa y platicaron sus historias. Quedamos de regresar para volver a platicar con ellas. ¡Gracias!”

Moy G, Daniela F y Alexa T.

 

“Desafortunadamente no pudimos platicar con el señor Luis Opatowski. Nos gustó mucho esta labor”.

Ariela S, Vicky L y Yam Z.

 

 

 

 

 

 

Entrega TAM en el tren “La Bestia”

Llevamos a cabo una entrega con los migrantes, en Apaxco. Esta fue organizada por la Fundación TAM y trabajamos en conjunto con alumnos del Colegio Peterson y del Vista Hermosa. Entre todos hicimos colecta para llegar con la mayor ayuda posible. La cita fue a las 5 a.m. pues teníamos que juntar la ayuda y cargar el camión; regresamos a la Ciudad de México casi a las 17:00 hrs. Nos gustó mucho ir al albergue, y no deja de sorprender las condiciones en las que la gente vive; también aprendimos un poco acerca de su vida y las razones por las que quieren migrar.

Al llegar a Apaxco y descargar el camión, cuatro migrantes de Honduras nos pidieron agua, comida y lo más importantes zapatos, ya que ellos caminan mucho por las vías del tren y ahí muchísimas piedras. Después de conversar un largo tiempo con ellos e intercambiar información, nos contaron cómo era el plan para llegar a Estados Unidos, qué harían allá y cómo ganarían dinero.

La líder del asilo nos hizo el favor de llevarnos a conocer las vías del tren y la estación, nos explicó cómo era la situación actual debido a Trump y cómo esto ha afectado a los migrantes, sin embargo nos dijo que la migración no ha disminuido.

Moisés M, Dan M. y Eduardo S.

 

Ver galería de fotos

 

 

 

 

 

Purim en Ramat Shalom

"Nosotras hicimos servicio social en Ramat  Shalom en donde ayudamos con los preparativos de la fiesta de Purim. Pusimos mesas, organizamos diferentes charolas, amarramos bolsas de azúcar y harina. 

Aprendimos a trabajar en equipo y a seguir órdenes. Lo más importante fue ayudar a la comunidad haciendo este tipo de cosas pero lo que nos llamo la atención, y nos fascinó hacer algo por y para tu gente. Así mismo, aprendimos que en la Comunidad se hacen muchas actividades. En esta ocasión iban a cocinar Oznei Aman.

Ronit G, Denisse D. y Alejandra Sh.

Ver galería de fotos

 

 

 

 

 

 

Biblioteca CDI

“Hice un recuento de los libros, esto me ayudó a aprender a archivar y acomodar, además de aprender mucha cosas sobre la logística de una biblioteca. Aprendí a ser más ordenado y me ayudó a conocer los gustos literarios de las personas, y en qué año se leyeron los diferentes libros”.

Dan O.

Leer testimonios

“Hice servicio social en la biblioteca en el que tuve que registrar los libros que están en la lista y marcarlos para verificar si sí están o faltan algunos. Fue un trabajo muy tedioso, porque tienes que ver el nombre del autor, del libro y última fecha de renta.

La libreta de los libros tiene una letra muy pequeña y es difícil de buscar, pero los libros tienen que estar si la libreta lo indica, porque son libros viejos e importantes. Este servicio me ayudó a ser más organizado”.

David O.

 

“Mi experiencia en el deportivo ha sido de mucha labor, esfuerzo, dedicación y muchas horas de trabajo. Me siento satisfecho. Ha sido una experiencia de socialización con mis compañeros, ya que nos apoyamos cuando necesitábamos. Mi experiencia en la biblioteca fue muy buena y seguiré esforzándome”.

Shay R.

 

“Fue una experiencia muy amena y tranquila, ya que fue un servicio en el cual se requiere de mucha paciencia. Nos gustó, y el punto es ayudar”.

Nathalie P. y Ricardo R.

 

“Ayudar y apoyar hace la diferencia, la intención y la disposición  es lo más importante. Me gustó poner mi granito de arena”.

Vicky L.

 

"En este servicio social tuve la oportunidad de contribuir con el Centro Deportivo Israelita y conocí una de las partes culturales de esta institución, además de ayudar en un nuevo proyecto de renovación”.

Batya D.

 

“Recibimos el apoyo necesario de parte del personal de la biblioteca y fuimos recibidos muy adecuadamente. La verdad este servicio me hizo sentir bien conmigo mismo porque pude apoyar, aunque haya sido una causa mínima”.

Joshúa P.

 

Biblioteca CDI 1

 

 

 

 

Fundación Familiar Infantil I.A.P. FUNAFI

“El día sábado 25 de febrero fuimos a un orfanato en donde cuidan a niños que desafortunadamente viven sin sus madres, ya que éstas se encuentran en el reclusorio. En este espacio les ofrecen comida, techo, una cama y educación. 

Estos niños viven una situación difícil y delicada de tratar, y no tienen los recursos ni la edad para mantenerse solos, es por eso que la casa se los da. Lo primero que hicimos fue esperar a Toño, el carpintero, pues él nos iba a guiar en la reparación del mobiliario, y mientras tanto convivimos y jugamos fútbol, atrapados e impresionantemente nos “encerraban en una cárcel”. Es muy triste ver cómo reflejan la situación que viven…  Leer testimonios y ver galería de fotos

Cuando llegó Toño empezamos a reparar sillas de madera en mal estado, estabilizándolas para que los niños se pudieran sentar a comer sin problema. Primero las desarmamos, reforzamos con clavos y las rearmamos a pesar de que resultó complicado.

Posteriormente una señora nos dio un recorrido por la casa, por las recámaras, la cocina y el comedor. Luego les regalamos unos zapatos Toms, proporcionados por Proyecto TAM, y todos estuvieron felices.

Aprendí que hay personas que viven peor que yo, y eso me ayuda a valorar lo que tengo, y tengo lo que necesito. Aprendí cómo viven estos niños que no tienen familia, pero que son felices y salen adelante día a día y no se preocupan de lo que les puede pasar”.

David O.

 

“Esto es algo que no se vive a diario, estos niños han aprendido a vivir sin las personas más importantes que podrían influir en su vida. Me encantó hace carpintería, ayudar a que las condiciones en las que viven sean mejores. Marcamos su vida”.

Eyal D.

 

“Conocer estas vidas e historias tan diferentes fue una súper experiencia, fue algo muy impresionante escuchar los problemas de estos niños, pues conocimos una situación que va más allá de nuestra burbuja, una situación muy difícil. Compartir un poco de nuestro tiempo hizo que estos niños fueran felices; agradecieron mucho por las actividades y la labor que hicimos, que no solo fue para ayudarlos, sino que fue un gran aprendizaje para nosotros. Agradezco la oportunidad de poder ir a este tipo de actividades, por el hecho de ayudar y hacer feliz a nuestra gente. Muchas gracias”. 

Moisés A. 

 

“La experiencia de ir a hacer labores de carpintería a esta casa fue sumamente satisfactoria. Sé que nuestra labor creó un impacto inmediato en esa comunidad, ya que los niños que ahí habitan podrán sentarse cómodos a comer, que aunque es algo que todos nosotros damos por hecho va a significar algo muy importante para ellos, y ojalá les ayude a empezar el día con un mejor humor.

Este tipo de apoyo me ayuda a sentirme mejor persona, ya que no me cuesta nada”.

Mauricio R.

 

“Es una gran labor por parte de esta casa hogar recibir y acoger a estos niños, dándoles comida y cubriendo todas las necesidades que ellos pueden tener. No se me da mucho esto de la construcción ni de cosas por el estilo, pero la pasé muy bien haciéndolo. Fue un servicio social diferente y a la vez muy gratificante, espero les hayamos dado alegría, y sobre todo que hayamos sido una pequeña distracción en la situación tan difícil que viven”.

Alan D.

 

"Pienso que en este servicio social, a diferencia de otros, puedes llegar a aprender mucho más ya que te lleva fuera de tu zona de confort y puedes ver cómo vive una gran parte de la gente de nuestro país, gracias a esto te puedes dar cuenta cómo hay mucha gente que necesita ayuda y no necesitas hacer mucho para ayudar”.

Gabriel S.

 

“La cara de felicidad de los niños cuando nosotros llegamos fue sorprendente. Al segundo se pusieron a jugar y empezaron a correr. Vimos las condiciones en las que viven y no son malas. Fueron horas de trabajo duro, pero muy gratificante”.

Ilan P.

 

“No sabía que existieran este tipo de lugares, y la verdad es que quedé sorprendido. Fue gratificante la confianza que tuvieron los niños para jugar y convivir con nosotros. Me impresionó mucho cómo, viniendo de familias tan conflictivas e incluso peligrosas, estos niños viven cada día con una felicidad infinita, disfrutan al máximo y sobre todo siempre tienen ganas de jugar. Se ve que están muy bien cuidados en su nuevo hogar”.

Nuri K.

 

“Me encantó este servicio social, ya que convivir con niños que necesitan mucha ayuda a uno lo hace feliz. Me gustó mucho jugar con ellos y ver su sonrisa a pesar de la mala vida que han tenido.”

Damian Z.

 

“Estoy impactado de cómo los niños están tan felices (o eso demuestran) con todo lo que han sufrido. Una niña me platicó que en su casa le pegaban con un martillo y que los policías se llevaron a su mamá a la cárcel, y su papá se desentendió de ella; nos contó que los policías la llevaron a ese lugar.  De todos los servicios sociales este es el que más me ha gustado, por mucho”. 

Simón B.

 

“Se me llenó el corazón de alegría el haber ayudado en esta casa hogar y haber logrado que los niños se divirtieran. Me gustó mucho el  apoyo que les brindamos”. 

Benny F.

 

“Esta fue una experiencia enriquecedora que me hizo reflexionar mucho sobre la suerte que tengo, y siento que aunque solo arreglamos sillas les ayudará de manera significativa y les hará una diferencia”.

Eytan S.

 

“Los niños no tienen la culpa de lo que hicieron sus padres, y el hecho de tener una nueva oportunidad es realmente conmovedor. Para mí ha sido una de las mejores experiencias, poder ayudar y escuchar sus historias fue muy gratificante”.

Eric Z.

 

“Ayudé a un grupo de niños que han sufrido mucho. Aprendí a apreciar lo que tengo y no nos cuesta nada apoyar”.

Gabriel K.

 

“Me atrevo a decir que este servicio realmente valió la pena, tener la posibilidad de jugar con los niños y reparar sus sillas fue maravilloso, nos llenó. Agradezco a los niños y a la escuela por darnos la posibilidad de hacer esta labor”.

Pepe B.

 

 

 

 

 

Misión a Tlaxcala

El domingo 12 de febrero salimos de la Yavne rumbo a Tlaxcala, para esta misión de Cadena.

En la primera comunidad había unas 240 familias a las que ayudamos. Unas personas entregaron ropa, otras despensas, otras jugaron con niños y otras dieron cobijas y cunas. En total fuimos a 3 comunidades y ayudamos a unas 1000 familias aproximadamente. La gente estaba muy agradecida.  Leer más

Nuestra experiencia fue grata y nos enseñó a agradecer lo que tenemos. Lo que hace Cadena es algo increíble y muy bueno, ojala tengamos más oportunidades de ir a misiones como esta. Estas son las experiencias en las que recibes el doble de lo que das, y te dejan marcado de por vida. Tuvimos también la oportunidad de conocer un poco de Tlaxcala, un estado muy bonito.

Gali P.

 

 

 

 

 

PAPU´S

PAPU´S es un centro de terapias de estimulación temprana, en la que se dan terapias de lenguaje, de integración sensorial, lecto escritura y muchas más.

Personalmente estuve trabajando en terapias de integración sensorial y lecto escritura, con niños desde tres hasta nueve años, ayudándolos a fortalecer diferentes habilidades para así mejorar su déficit de integración sensorial.  

Para poder ayudar a dar estas terapias, Raquel Kaplan me ha estado capacitando y enseñando todo lo necesario, para entender qué es la integración sensorial, qué es el déficit de integración sensorial, cómo verlo en un niño y qué hacer para ayudarlo. Para esto leí un libro llamado "La integración sensorial y el niño";, de la Dra. Jean Ayres y he estudiado varios PDF y presentaciones que Raquel me ha proporcionado. Leer más

Voy a PAPU´S los martes y jueves de las 15:30 a las 18:15 hrs. El primer grupo de terapia que llega son los niños de 3, 4 y 5 años con déficit de integración sensorial; su terapia es casi toda física, saltos, equilibrio, marometas, pecho tierra, ejercicios de coordinación, etc. Todo lo que trabajamos es mejorar las habilidades que tienen que ver con los cinco sentidos conocidos, y los otros dos que - no se escuchan mucho - son el vestibular y el propioceptivo. Se busca hacer estas terapias fortaleciendo todas estas habilidades por medio de juegos, para que sea más fácil para los niños, a través de la manera en que juega y se conecta con el mundo. 

La segunda terapia empieza más o menos  a las 16:45 hrs., y es con un grupo de niños de entre 6, 7, 8 y 9 años, también con integración sensorial deficiente. Para ellos se hace la misma terapia, pero con mucha más intensidad ya que ya son más fuertes y pueden hacerlo mejor. La diferencia entre esta y la otra, además de la intensidad, es que después de la terapia física pasan a la terapia de lecto escritura y matemáticas.

Es impresionante la manera en que vas viendo y te vas dando cuenta de qué puede y qué no puede hacer un niño con integración sensorial deficiente. El sentimiento que te da al ver un avance es incomparable, te das cuenta de que realmente estás ayudando a alguien a mejorar su vida.

He aprendido muchísimo durante estas semanas, desde cómo agarrar a un niño con integración sensorial deficiente, hasta cómo enseñarle matemáticas sin perder su concentración. Voy a seguir aprendiendo e intentando ayudar a estos niños. 

Yael R.

 

 

 

 

DAR, deseo de Sebastián

“Tuve la gran oportunidad de compartir con Sebastián un día lleno de juegos y felicidad en Chuck E. Cheese. La experiencia de poder ayudar a un niño con insuficiencia renal, nos dio una nueva perspectiva de los problemas al ver a un niño con ganas de vivir y disfrutar cada momento de su vida.

Participar con DAR fue una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido en mi vida. Leer más

Le regalamos una tablet, que era parte de su deseo; tanto él como su mamá dijeron que la quería para ponerse al corriente en la escuela, ya que debido a su condición no podía ir y se atrasaba mucho. Ya con esta tenía la oportunidad de hacer los trabajos y seguir estudiando. 

Una de las cosas que más nos marcó  fue cuando la mamá nos contó toda la historia de Sebastián, sobre su  cirugía en la que le quitaron un riñón y el posterior trasplante. Nos platicó cómo su hijo era un luchador que desde el día en el que nació”.

Shani K.

 

“Una de las cosas que sin duda me ha marcado más fue ver a Alex jugando con Sebastián y yo platicar con su mamá. Ella agradeció con todo su corazón, lloró y compartió con nosotros cómo su hijo valora la vida cada día más”.

Samuel M.

 

“Este deseo me encantó porque aprendí lo mucho que significó para Sebastián, y que realmente nosotros tenemos la suerte de tener salud y una buena vida. Me fascinó ver cómo el niño y la mamá pasaron una excelente tarde”.

Alex M.

 

“Lo que más me dejó esta experiencia fue dar un poco de felicidad a alguien y que logramos que pasara un buen rato”.

Ilan P.

 

“Me encanta poder ayudar y tratar de hacer un día inolvidable a un niño, no hay nada mejor que recibir una sonrisa. Este tipo de servicio social te deja mucho que aprender”.

Eli S.

 

 

 

 

 

 

TAM

Fuimos al servicio social de TAM, en donde trabajamos de las 9:00 a las 14:00 hrs. Ayudamos a transportar los zapatos, ya que habían recibido una donación muy grande. Después de esto los separamos y seleccionamos por pares, aquellos que servían y estaban en muy buen estado, y después los limpiamos y desinfectamos. Una vez desinfectados los pusimos en bolsas de color rosa para las niñas y verdes para los niños, con una etiqueta que indicaba la talla para llevar un control.

Este servicio nos gustó mucho, ya que se disfruta y te entretiene. Se siente muy bien poder ayudar a esta causa.

Nathalie P. y Ricardo R.

 

Galería de fotos

 

 

 

DAR, deseo de Zabdi

Cumplimos el deseo de Zabdi, una niña de 5 años, una niña increíble a pesar de lo que ha tenido que vivir. Anteriormente tuvimos la oportunidad de participar en otros deseos, pero este fue particularmente especial.

Fuimos a Kidzania y se divirtió mucho haciendo su propio sushi, jugando a ser bombero, fue policía e incluso cocinó su propia pizza. Ella, junto con su familia, disfrutaron muchísimo del lugar, además de que se vio fascinada con la muñeca de Frozen, el violín que le dimos y un experimento de química que realizamos con ella. Nosotros también disfrutamos de las atracciones y sentimos mucha satisfacción de cumplirle el deseo. Leer más

Algo que en verdad nos llegó mucho y casi nos saca las lágrimas fue cuando sus papás nos dijeron que a ella le gusta mucho la química por estar acostumbrada a los sueros y sometida a tratamientos, y no le quedó de otra más que aprender e incluso ya lo sabe hacer sola.

Nos enteramos que la niña ahora se encuentra libre de cáncer, ya que el tumor maligno que tenía ha desaparecido, aunque debe de seguir en tratamiento. Esto nos llenó de felicidad y esperamos que Zabdi tenga una vida plena y llena de felicidad.

Alan D.

 

 

 

DAR, deseo de Sergio

El día 21 de enero realizamos el deseo de Sergio. Sergio era un niño que estaba muy enfermito y su deseo se tuvo que alargar debido a complicaciones de salud, pero gracias a D-os logró superarlo y ya está mucho mejor. Pidió ser policía y por ello le compramos un traje de policía y conseguimos que unos oficiales nos hicieran el favor de enseñarle lo que era una patrulla y le dieron una vuelta con las sirenas prendidas. Después pidió un Xbox, que también le dimos y fue una gran sorpresa para él; por último pidió ir a la Feria de Chapultepec. Leer más

Sergio venía acompañado de sus padres, quienes nos agradecieron con lágrimas, estuvo muy bonito y nos llegó al corazón escuchar las palabras del papá. Cumplir este deseo fue una experiencia que se nos queda para toda la vida y nunca lo olvidaremos. Fue un gusto darle un día tan feliz en el que tuvo la oportunidad de olvidarse del hospital, refrescarse un poco y haber pasado un increíble momento.

Ver la sonrisa de Sergio y a su padre tan conmovido te llega al corazón.

Dan M.

 

 

 

 

TAM: Dibujando un Mañana

TAM empezó el año con una gran entrega. Participaron en el Día de Reyes, para consentir a 1500 niños que viven en los tiraderos de basura. Esto fue organizado por la Fundación Dibujando un Mañana. Realizamos servicio social en el tiradero de basura de la Ciudad de México. En este lugar todos los camiones llegan y depositan los desperdicios, una vez que esta ya está separada en inorgánica y orgánica. Leer más

Nosotros no sabíamos que había más de 3000 familias viviendo entre moscos, basura, y enfermedades. La gente trabaja todo el día, desde las 5 de la mañana hasta la noche, para ganar un promedio 80 pesos al día. Después de que nos contaron todo eso festejamos con las familias, hubo juegos, comida y bebidas, esto con la intención de que los niños se diviertan, por lo menos una vez al año.

Dibujando un Mañana, TAM y Coca-Cola llevamos a cabo estas actividades. Cada uno de nosotros lideraba a un grupo de 10 niños. Nosotros entregamos más de 1500 zapatos a niños que vivían por la zona  y eso nos hizo muy felices. Ver la sonrisa de cada uno de los niños con sus zapatos nuevos nos motiva a regresar para entregar más zapatos, para que puedan caminar mejor y que no se lastimen los pies. Recomendamos mucho esta labor.

Moises M, Eric Z. Friede Z, Eduardo S, Eli S.

 

 

 

 

 

Misión San José del Rincón

“Esta misión de Cadena consistió en llevar filtros a una comunidad de San Juan del Rincón, para mejorar la calidad del agua y por lo tanto la salud y expectativa de vida de sus miembros. Fue una experiencia muy padre, ya que aparte de ayudarlos pude convivir con los niños y las personas del lugar, además de conocer el tipo de vida que llevan la gente en las zonas rurales de México, que no tiene acceso a los servicios básicos. Esto te hace valorar más lo que tienes. Es nuestra obligación ayudar a las personas que no pueden progresar, debido a la limitación que tienen por la falta de recursos”.

Ilan M.

Leer más

“Fue una gran experiencia. Pocas veces sentido que hacemos un verdadero cambio en la vida de los demás. Esto nos llenó de mucha satisfacción, y nos dejó más a nosotros de lo que nosotros les dejamos a ellos. Fue también una experiencia fuerte, ya que conoces comunidades marginadas que viven en condiciones inimaginables, con falta de higiene, educación y salud entre muchas otras cosas. Esto no sólo te ayuda a querer ayudar más y a apreciar lo que tienes.

Nunca imaginamos que tener que cubrir 30 horas de servicio social resultaría tan enriquecedor, ahora nos damos cuenta de que te hace crecer como persona y te llena de valores, los cuales no consigues en ningún otro lado. De ahora en adelante no sólo vamos a hacer servicio social solo por completar las horas, sino para crear un cambio en los demás y en nosotros mismos”.

Nathan M y Dan C.

 

“Aparte de instalar 9 filtros para purificar casi al 100% el agua, repartimos 75 cobijas a diferentes familias. Cuando empezamos a instalar los filtros la gente pensaba que era malo, que no estábamos haciendo nada, pero en el momento que nosotros bebimos de esa agua ganaron nuestra confianza y empezaron a sonreír. Me impresiona cómo algo tan pequeño como darles agua puede hacerles tanta diferencia, es algo que no llegamos a apreciar, ya que lo tenemos todos los días al alcance, pero a ellos les cambia la vida”.

Jaime F.

 

 

 

 

 

Misión conjunta Impacto y Cadena en Chimalpa

El domingo 11 de diciembre fui a separar la ropa que se iba a donar en esta misión conjunta de Impacto con Cadena. Esta estaba separada por sexo y talla y a lo que me dediqué fue a sacar la ropa que estaba en malas condiciones.

El martes 13, Nicole Leiferman, Gali Polichuk y yo fuimos a platicar con los niños de kínder chico, para que nos enseñaran su proyecto de “frío y calor”, y nos dieron ropa para llevar a la misión el día 18, la cual arrancó a las 8:00 hrs. Llegamos a la Yavne para cargar el camión y partimos hacia Cuajimalpa, a esta asistieron también Alexa Polichuk,

Denisse J y Nicole S.

Leer más

Al llegar a Chimalpa descargamos el camión, repartimos las cobijas que trajo Cadena, acomodamos la ropa en mesas y abrimos las cajas donde estaba la comida enlatada. Después empezamos a repartir ropa. Aprendimos mucho en esta misión, ya que tuvimos la oportunidad de ayudar a mucha gente que cuando recibió las prendas se puso muy feliz y agradecieron muy bonito. En el centro del gimnasio organizamos juegos para los más pequeños, quienes saltaban de alegría y se reían mucho.  

Nos dimos cuenta de lo que Impacto y Cadena, asociaciones sin fines de lucro de la Comunidad Judía de México, logran con estos actos que parecen pequeños, pero que tienen un gran alcance y marcan la vida de otros. Además todos los voluntarios trabajan con gran pasión y transforman vidas, cada vez que se necesita.

Anat S.

 

 

 

 

 

Bingo en Betel con sobrevivientes del Holocausto

“Tuvimos la oportunidad de asistir a un Bingo de Janucá, que Betel organizó con sobrevivientes del Holocausto. Este grupo de sobrevivientes se reúne una vez al mes, para hacer alguna actividad en conjunto. Este mes fue el Bingo.  Karina, nuestra maestra de Estudios Judaicos llevaba casi un mes hablándonos sobre este evento, y desde un principio me apunté. Me sentía muy emocionada, pero al mismo tiempo estaba muy preocupada por lo que pudiera pasar, por no saber qué platicar con ellos por temor a que algo resultara ofensivo. Leer más

En cuanto llegamos nos pusimos a ayudar a preparar lo que faltaba, y cuando acabamos me senté en una mesa con cuatro sobreviviente. Mientras pasaba el tiempo se nos fueron uniendo más, hasta que se juntaron siete. Esto fue lo mejor que me pudo haber pasado. Durante el evento platicamos de diferentes cosas, me preguntaban y yo también a ellas. Una de ellas me contó su historia durante la Segunda Guerra Mundial y sacó de su bolsa un bonche de fotos viejas y me las enseñó. Su historia me impactó muchísimo, y la manera en la que la cuenta; las fotos están impresionantes, la piel se me puso chinita…

Me encanta la manera en la que se divierten, que ya nada las asusta, pero me marcó mucho que todo el tiempo, por una razón u otra, todas dijeron que ya casi sería la hora de su muerte, y que ya estaban listas para eso. Me resulta difícil pensar que dentro de poco tiempo ya no habrá más sobrevivientes, y si nosotros no nos encargamos de recuperar toda la información y los testimonios, cuando sea momento de transmitirlo a nuestros hijos, no vamos a saber cómo y poco a poco iremos olvidando lo que pasó y eso es terrible, porque como dicen: "un pueblo que no recuerda su historia está condenado a repetirla";. 

Espero poder seguir yendo a eventos de este tipo y poder averiguar más sobre estas increíbles personas”. 

Yael R.

 

“Me senté con una pareja que lleva 50 años junta, me impresiona cómo el amor de antes y el de ahorita es muy diferente. A pesar de todo lo que sufrieron llevan una relación de mucho cariño, amor y respeto. Me encantó cómo el señor Eduardo, cada vez que ganaba un Bingo, le decía a su esposa Dolly que cada premio era para ella y no para él. Esta experiencia me dejó una gran enseñanza, una huella profunda, porque fue un privilegio que estuvieran sentados conmigo, compartiendo sus traumas y sus experiencias.

Me encantan estas actividades y me impresiona escuchar todo lo que pueden decirme”. 

Ariela S.

 

“Me di cuenta de que a pesar de todo el horror y sufrimiento, el señor Eduardo y su esposa Dolly encontraran el amor en un país nuevo y desconocido para ellos, y que lograran juntos empezar desde cero. A lo largo del Bingo pude hablar y escuchar lo que decían los sobrevivientes, y uno de ellos dijo que si este horroroso evento volviera a suceder hoy en día no cree que sobreviviríamos, ya estamos muy acostumbrados a ciertas cosas y dependemos mucho de las máquinas”. 

Batya D.

 

“Me marcó de por vida, por el hecho de que tuve la oportunidad de platicar con sobrevivientes del Holocausto. Primero me senté al lado de un señor que nació en Bélgica, y a los 8 años de edad lo llevaron a un campo de concentración en Alemania. Tenía que trabajar 18 horas diarias, haciendo armamento para el ejército alemán. Solo le daban una porción de comida al día que consistía de pan duro, que si no lo remojaba en agua no se lo podía comer. Se tenía que levantar a las 5 de la mañana diariamente. Yo le platiqué que estaba leyendo el libro de El Hombre en Busca de Sentido, de Viktor Frankl. Otra mujer volteó y me dijo que lo conoció en el campo de extermino de Birkenau. Cambié de lugar para platicar con ella. Me contó que tenía 5 años de edad y estuvo en 4 campos de concentración diferentes, y que ella había nacido ya dentro del gueto. Me dijo que su mamá la tuvo que esconder en cada uno de los campos; en uno de ellos estuvo siete meses metida en un bote de basura. Después liberaron el campo y se pudo ir con su mamá a México. Nunca conoció a su papá.

Estas historias me dejaron impactado, y estoy agradecido de haber podido conocer a estas dos personas; ambos me dijeron: “por más que leas libros, películas, veas documentales intentando de ponerte en nuestros zapatos, nunca nadie podrá sentir lo que nosotros llegamos a sentir en esos momentos”.

Alejandro G.

 

 

 

 

 

Bingo de Janucá con Bet El

“El domingo 11 de diciembre apoyé con la preparación y organización del Bingo de Janucá el cual se celebra cada año. Fue muy gratificante y divertido ver a los niños, padres y sobre todo a las familias jugando y pasándola padre. Fue un placer ayudar en este evento tan familiar y pintoresco”.

Pepe B.

Leer más

 

“Tuve la oportunidad de cantar los números del Bingo a toda la gente que estaba presente en el Auditorio. Posteriormente, cuando pasé a cada mesa a recoger, aproveché para que la gente se inscribiera a CIM ORT News. El evento estuvo muy bien organizado, porque todos los niños presentes se llevaron un premio, aunque no hayan ganado en el Bingo. Hubo niños que ganaron Ipads y una Segway (patineta eléctrica). Fue un servicio social diferente y bastante divertido”.

Alejandro G.

 

“Este servicio estuvo muy padre. Yo me encargué de revisar los tarjetones del Bingo, para ver si realmente eran los ganadores. Estuve con niñas más chicas y me gustó poder convivir con ellas. También me encantó ver las caras de los niños llenas de energía cuando ganaban. De esto se trata hacer servicio social, de poder ayudar y recibir una sonrisa a cambio. 

Hacer servicio social me hace sentir mejor conmigo misma, no tengo que construir una escuela o salvar a una persona, con recibir una sonrisa me conformo y siento que hice un cambio. Fue un gran evento y me gustaría participar en más actividades como esta”.

Orly H.

 

 

 

 

Tapas en la Anáhuac

El día jueves 1 de diciembre entregué varias bolsas de tapas en la Universidad Anáhuac, con el fin de ayudar a niños que padecen cáncer y que necesitan una quimioterapia. A lo largo del año hemos recolectado tapas en la escuela y las hemos llevado particularmente a un centro de acopio, pero en esta ocasión decidimos unirnos a la campaña que está llevando a cabo la universidad. Me da gusto saber que con las tapas que juntamos podremos ayudar a todos estos niños, y por supuesto seguiremos apoyando.

Alejandro L.

Leer más

 

 

 

 

 

Venta de garaje

El servicio consistió en acomodar y ayudar en la venta de ropa y otras cosas, para gente de bajos recursos. Fue una experiencia que me hizo aprender a valorar más las cosas y de saber apreciar todo de una forma diferente. Me pude dar cuenta de que en nuestro país hay muchas personas que están dispuestas a dar todo por tener alguna prenda de vestir, para poder cubrirse de los fríos y para proteger a sus hijos de que no se enfermen. 

Realmente me deja una enseñanza inmensa, me encantaría seguir ayudando en este tipo de ventas, porque es un sentimiento muy bonito recibir sonrisas a cambio. 

Daniela F.

Leer más

Fue una experiencia muy buena para mí por el hecho de que desde el jueves apoyé en el proceso de preparación. Acomodamos la ropa en las mesas y las doblamos. El día del evento sentí muy bien ver cómo la gente llegaba a agarrar todo lo que necesitaba; nosotros los ayudamos a cargar las cosas, porque habían mamás con hijos en brazos. Me di cuenta de lo afortunados que somos, que tenemos todas las necesidades básicas en la vida. Agradezco tener ropa en buen estado la cual me puedo poner todos los días. Espero que se dé una oportunidad de servicio social parecida a esta.

Alejandro G.

 

La venta se realizó en el Auditorio del Colegio. En lo personal me gustó mucho, ya que fue algo muy emotivo ver cómo la gente de la calle se lleva tanta ropa, y es más emotivo saber que estás ayudando para que esas personas puedan cubrir a sus hijos del frío. Fue impactante ver cómo la gente llegaba corriendo y se llevaba bonches de ropa para su familia, me gustó mucho que la ropa fuera de buena calidad y barata, y gracias a las donaciones estas personas pudieron llevarse muchas prendas. Es un servicio social que me gustaría repetir, ya que no solo ayudé a mi colegio, sino que a muchas familias.

Ricla R.

 

Realicé servicio social en esta venta. Durante todo el tiempo ayudé  a las personas a darles lo que necesitaban. Me sentí muy contento.

Benny F.

 

 

 

 

 

Posada CAILPH

“El domingo tuvimos la oportunidad de asistir a la fiesta de fin de año de la fundación CAILPH. En esta se le dan juguetes a estos niños y se lleva a cabo un convivio muy bonito. Haber ayudado en la organización del evento fue una experiencia muy enriquecedora. Platicar y jugar con los niños de la fundación y con sus padres fue increíble. La fundación CAILPH hace una labor maravillosa, de la cual nos enorgullece haber sido parte”.

Sara y Nelly B.

Leer más

 

“Ayudé a transportar todos los juguetes, los acomodamos y arreglamos el salón. A las 9 de la mañana empezaron a llegar lo niños, los entretuvimos, jugamos, bailamos y platicamos. Había mucha gente, también había gente de otras escuelas haciendo su servicio social. Hubo rifa de bicicletas y de scooters. Una niña que ganó una bici me abrazó muy fuerte, se sentía muy feliz. Me conmovió mucho la humildad de esta gente. Después entregamos los juguetes que recaudamos y compramos para los niños”.

Simón B.

 

 

 

 

Vamos Para Delante

Después de mi experiencia en el servicio social he reflexionado sobre la situación en la que viven los niños con cáncer. Durante mi servicio realicé dos manualidades, para que los niños pudieran divertirse en el hospital.

Ellos saben que su vida está en juego, y a mí me encanta hacerlos felices, el tiempo que sea, sin importar cuánto sea.

Ayudé también en la casa de Vamos Para Adelante, en donde tienen muchas cosas que la gente dona y mi labor consistió en acomodar y separar los juguetes, ropa y libros, entre otros. Leer más

Participé activamente en toda la parte logística de la Asociación, ya que por ser menor de edad me es imposible acudir a las visitas al hospital. Se me hace muy importante hacer servicio social, porque no te toma nada de tiempo, y con tantito esfuerzo generas muchas sonrisas.

Me encantó ayudar a esta fundación y creo que mejorar la calidad de vida de las personas es el mejor regalo que puedo recibir, pues el que se está enriqueciendo soy yo. Más allá de lo que puedo dar, valoro la vida, la salud y todas las cosas materiales con las que cuento. Somos muy afortunados.

Apoyar a estos niños me ha motivado a seguir trabajando en la Asociación, mucho más allá de cumplir mis horas de servicio, y siempre ayudaré el tiempo que pueda.

Me siento agradecido por este trabajo.

Victor Sh.

 

 

 

 

 

Misión a Oxtotitla, Veracruz

Tuvimos la oportunidad de ir a una misión de Cadena. Salimos sábado en la noche y regresamos el domingo. En esta misión éramos 14  personas, contando a nuestros jefes de misión. Nos llevaron a Veracruz, ahí dormimos, y a la mañana siguiente fuimos a subir latas, ropa, cobijas entre otras a los camiones para llevarlos a una comunidad en Oxtotitla, un pueblo a dos horas de Orizaba. Leer más

Al llegar vimos a mucha gente de la comunidad, que llevaba formada horas, esperando a recibir los artículos. Mientras algunos de nuestros compañeros repartían todo, fuimos a entretener a los niños y a realizar actividades; eran como 120 niños.

Fue impresionante verlos tan felices, ver cómo les cambiamos el día, y ojalá lo recuerden siempre. No dejaban de sonreír, todos convivían con todos y logramos compartir un ratito mágico con ellos. Fue una experiencia que nos llenó muchísimo; saber que ayudaste, por lo menos un poquito, te hace sentir satisfecho. Reflexionamos muchísimo y agradecemos cada día lo afortunados que somos. Esto nos ayuda a nosotras mismas a ser mejores personas y a ser más sensibles.

Fue algo increíble, una experiencia llena de felicidad. No la cambiaríamos por nada en el mundo.

Friede Z y Alexa S.

 

 

 

 

 

Cuarta visita a CAILPH

Tuvimos la oportunidad de asistir a la clínica CAILPH. Nos encantó poder escuchar algunas de las consultas y ver el trato de cada profesional hacia la familia. Fue interesante escuchar los diferentes diagnósticos y problemas de cada paciente, y ver la manera en cómo lo pueden solucionar, ya sea cirugía o terapia de lenguaje. Leer más

Más tarde nosotras, (Nelly y Natalie) fuimos invitadas a colaborar en la parte dental de la clínica. Aquí se encargan de revisar a cada bebé o niño, y les ponen unos aparatos dentales para ayudar a su dentadura, y también se les ponen unos aparatos para la nariz. Ahí hicimos algunos moldes y aparatos de nariz. Fue un momento muy bueno, ya que se siente muy bien ayudar a los niños.

Yo, Sara tuve la oportunidad de asistir a una sesión de terapia de lenguaje, la cual se me hizo muy interesante al ver el gran avance que se logra con terapia, para expresarse con más confianza y así aprender a hablar de mejor manera, pues esta malformación afecta mucho el habla de los niños.

Nos encantó haber asistido a la clínica y esperamos volver.

Sara B, Nelly B y Natalie L.

 

 

 

Vamos Para Delante

Vamos Para Delante es una organización que busca ayudar a los niños del Hospital Pediátrico de Moctezuma, niños con cualquier tipo de cáncer, dándoles todo lo que pueden para que su estancia en el hospital sea lo más cómoda y amena posible, ya que son gente de bajos recursos. VPD intenta ayudar ya sea consiguiéndoles desde televisores, pijamas, cobijas, medicinas, jabón para quirófano, suturas y muchísimas cosas más, hasta la decoración del hospital para las diferentes festividades y así vivan el espíritu de cada una de ellas. Todos los miércoles y domingos crean un espacio en el que se divierten y dejan de pensar, aunque sea por unas horas, en su enfermedad y en todo lo que están pasando. Leer más

En lo personal me parece increíble lo que hacen y que hayan tomado la iniciativa de hacer algo por los demás, por regalar una sonrisa a un niño que no siempre puede estar con su familia, pues además de las restricciones están consiguiendo recursos para pagar los tratamientos. Para darse cuenta de esto solo es necesario abrir los ojos y ver que nuestros problemas en realidad no son absolutamente nada en comparación a lo que estos niños viven día con día. 

La cita fue en casa de Betty, y de ahí partimos hacia el hospital. Lo primero que hicimos al llegar fue lavarnos perfectamente bien las manos, y ponerlos un cubre bocas, ya que la quimioterapia hace que los niños sean más propensos a ser contagiados por cualquier cosa y por lo mismo, obviamente, no se debe asistir si presentas el más insignificante síntoma de enfermedad. Ya dentro de la sala de oncología nos presentamos con los niños y empezamos a jugar con ellos. Hay niños y niñas de todas las edades, algunos que acaban de entrar y otros que ya van de salida. Hay niños que agradecen por cada día que viven y otros que están enojados con D-os por dejarlos en esta situación, por lo tanto no sabes a qué te vas a enfrentar, pero siempre obtienes una sonrisa genuina de su parte.

Durante el tiempo que estamos en el hospital también les entregamos sus deseos que otra rama de VPD se encarga de conseguir, y es impresionante ver su cara cuando los reciben, es como si les dieras realmente la cosa más valiosa del mundo.

Sin embargo dentro de todo esto existe una parte muy fuerte, porque al fin y al cabo estás viendo a niños enfermos, que podrían estar jugando afuera con sus amigos o saltando la cuerda al igual que tú lo hiciste cuando tenías su edad, o ves a adolescentes enojados, que no pueden salir de fiesta los sábados; eso me impactó muchísimo, porque el cáncer no se los permite, es como si los tuviera amarrados a la cama del hospital y les arrebata todas estas oportunidades.

Realmente me hizo muy feliz poder haber ido con los niños y me encantaría seguir muchísimo tiempo más en esto y ayudar tanto como me sea posible. 

Yael R.

 

Vamos Para Delante

 

 

 

 

Cadena Young

Hace unos días tuve la oportunidad de irme de madrijá con Cadena Young, a un lugar llamado Pirámides 2000, un lugar en donde entrenan a los bomberos en México. 

Fue de las mejores experiencias que he tenido en CADENA, ya que me di cuenta de cómo esta increíble organización está creciendo, a tal grado que niños de 8 a 11 años están súper involucrados en ayudar a la gente necesitada. Leer mas

Durante esta salida acompañé a 20 niños, y ahí nos hicieron varias actividades. Nos metieron a un simulador de fuego en donde nos explicaron cómo reaccionar, en qué posición tenemos que estar cuando hay humo, así como las medidas de precaución. Después nos enseñaron cómo funciona una manguera, cómo debemos de salir por una ventana y cómo rescatar a alguien en peligro.

Fue muy divertido, además de gratificante, conocer este entrenamiento y el gran esfuerzo y coraje que los bomberos necesitan para dar su vida salvando a la gente de las llamas. 

Al concluir la actividad les expliqué a los niños que hay un grupo de rescatistas en en CADENA especializado en salvar a gente de este tipo de desastres, para que no piensen que CADENA es solo llevar despensas.

Dalia G.

 

 

 

 

Tercera visita a CAILPH

Todo comenzó un lunes. Aquel día llegamos temprano a la clínica de CAILPH, y pasamos a la sección de consultas. Allí había gente que trabaja en la Fundación, doctores, pacientes, padres de familia, y casualmente vino una persona del Senado para echarle un ojo a la organización. Entendimos un poco sobre cómo funciona CAILPH, el proceso de atención a los pacientes, y tuvimos la oportunidad de cruzar algunas palabras con los doctores José Maya y Raymundo Ramírez. 

Después llegó Esther y nos dio un recorrido del lugar y nos explicó qué se hacía en cada área; después entramos a una cita de homeopatía en donde tuvimos la oportunidad de platicar brevemente con los padres de un niño muy pequeño que iba a ser operado. Les preguntamos la edad del niño, cómo supieron que existía CAILPH y cómo es que decidieron ir. Después nos mandaron al área de odontología en donde ayudamos a hacer moldes de resina y agujas para los dientes de los niños.

El viernes asistimos a la cirugía de Ángel, un niño de cinco años. Llegamos muy temprano, esperamos bastante a que nos recibiera el doctor, ya que no nos dejaban ingresar sin él al área de quirófanos. Por fin nos pusimos la bata, el tapabocas y el gorro y nos metimos en el cuarto en donde se iba a llevar a cabo la operación. La mayoría del tiempo estuvimos detrás del doctor, observando lo que hacía y cómo lo hacía para no estorbar. La cirugía duró bastante tiempo y sí estuvo pesada, pero al final valió la pena.

Duró alrededor de 3 horas y media porque era una operación completa de labio y de paladar hendido.

Lo que más nos impresionó fue que CAILPH es una organización 100% humanitaria, sin fines de lucro y nos sorprende que tengan tanta gente trabajando de forma voluntaria, alrededor de 30 personas. Nos llamó mucho la atención la cantidad de gente que viene de distintos lugares de México, que está esperando en el área de espera; incluso nos dijeron que se llena todos los días. En verdad creemos que sería bueno buscar un lugar más grande para expandirse, si llegara a dar la oportunidad.

Es algo muy bonito ver cómo ayudan a un niño y le corrigen de manera muy eficiente el problema del paladar y labio, que eventualmente podría traerles problemas para la salud.

El trabajo es impecable. No somos doctores ni mucho menos, pero de verdad es sorprendente ver que la primera

parte de la cirugía es un aparente desastre, pero finalmente queda perfecto. En cuanto al servicio social nos  parece una gran oportunidad de ayudar. Ahora solo queda apoyar en la campaña  de fin de año, que seguro será exitosa, y en conseguir, a través de actividades, fondos para futuras cirugías.

Alan D y Nuri K.

 

 

 

 

 

Apoyo para el Shabbos Project

“Me siento muy orgulloso de haber servido a toda la comunidad y a mi escuela,  ya que  todo esto forma parte de mí y me hace cada vez una mejor persona.

Fue una gran satisfacción saber que gracias a este evento muchos judíos y familias se reunieron para  celebrar esta tradición”.

Mauricio B.

Leer más

“Mi trabajo consistió en empacar ingredientes para hacer jalá, en este evento que reunió a judíos de todas las edades para cumplir esta gran mitzvá. Me siento muy contento de haber sido parte de este gran proyecto, fue gratificante y me llevo ideas muy positivas sobre la unión en la Comunidad”. 

Ilan W.

 

“El Shabbos Project es un evento muy bonito que se hace para las mujeres para cumplir una gran del judaísmo. Las señoras que nos recibieron fueron muy amables con nosotras y la pasamos muy bien”.

Gali P, Galia Z y Abrianna B.

 

“Conviví con mujeres de la Comunidad y niñas de otras escuelas, todas con el mismo fin: ayudar para la preparación de un magno evento y compartir un día en común”.

Natalie E.

 

“Hice flores para el Shabbos Project. Nos dividimos el trabajo entre todos. Me gustó hacer esto, ya que es algo que se va a usar en la escuela”.

Natalie F.

 

“Fue un servicio social que me hizo ver el trabajo que hay detrás de cada evento que se hace para nuestra Comunidad y con mucho cariño. Me di cuenta que se necesita mucho para lograr algo increíble e inolvidable; me da mucho gusto haber participado y ayudado en una pequeña parte de lo grande que es Shabbos Project”.

Alejandra Sh.

 

“Me pareció un servicio social muy interesante, además de que me gustó mucho encontrarme con mis familiares, me gustó también sentirme útil, porque cargué muchas cosas, puse folletos y ayudé mucho; además hice una gran mitzvá para completar minián y espero que mi siguiente servicio social sea igual de entretenido”.

Phillip W.

 

 

 

 

 

 

Visita a CAILPH

El lunes 31 de octubre fuimos a las oficinas y consultorio de CAILPH. En cuento llegamos pasamos directo al cuarto en donde se llevan a cabo las consultas para papás con sus hijos. Esta parte fue muy interesante porque nos dimos cuenta de la cantidad de gente que tiene hijos con este problema y la variedad de casos que existen. Vimos a dos bebés recién nacidos, uno de 15 días y otro de 24; también vimos a otro par de entre 4 y 6 meses que requerían operación. En las consultas también pudimos ver que el ser papá de un niño con labio y paladar hendido requiere de mucho valor, fuerza, aceptación y responsabilidad, ya que necesitan de un cuidado diferente al de cualquier bebé. Leer más

Después nos enseñaron las instalaciones del lugar. Está la sala de espera en donde los asientos están acomodados de manera en la que las familias puedan platicar y convivir. Hay un cuarto para terapias de lenguaje y secciones de nutrición; otro cuarto para psicología, el cuarto dental, el de consultas y una zona con juegos para los niños. 

Tuvimos la oportunidad de convivir con varios de los niños en el área de juegos, fue un momento muy enriquecedor, ya que verlos sonreír y poder pasar tiempo de calidad con ellos, distrayéndolos, nos alegró el día a las tres. 

Después platicamos brevemente con los padres acerca de la nutrición de la mujer durante el embarazo, en donde lo fundamental es ingerir ácido fólico, ya que su escasez conlleva a malformaciones como el labio y paladar hendido. Los papás fueron respetuosos y mostraron interés en la información que les dimos, hicieron varias preguntas y al final nos agradecieron. 

La experiencia de ir a CAILPH, conocer y convivir con esta gente fue muy bonita y novedosa, ya que es el primer año que hacemos este servicio social y nos parece que lo que hace esta fundación es un acto increíble, de ayuda voluntaria y que sin esta probablemente no podrían llevar la vida que han tenido.  El viernes 4 de noviembre coronamos la experiencia entrando a una cirugía. Esta la llevó a cabo el Dr. José Maya. Vimos, paso a paso, cómo a un bebé de cuatro meses le operaba el labio; fue algo muy impresionante ya que además del cambio de vida que esto representa, vimos la satisfacción, tanto de la madre como del doctor.

Inicialmente estábamos un poco nerviosas, pues no sabíamos qué esperar ni cómo íbamos a reaccionar ante una operación, sin embargo el doctor nos hizo reír y logró que tuviéramos confianza; también nos incitó a preguntar para que no nos quedáramos con dudas.

Salimos de ahí con una gran satisfacción al ver el antes y el después del bebé y   ver cómo el doctor hizo su trabajo para brindarle al niño un futuro mejor.

Ariela W, Nicole Z y Alejandra Sh.

 

 

 

Misión a Xaltepec

El domingo 18 de septiembre tuvimos la increíble experiencia de participar con CADENA en la misión Mano a Mano con Xaltepec. Estas comunidades sufrieron grandes desastres debido a la tormenta tropical “Karl”, la cual arrasó sus casas, hubo deslaves e inundaciones.

Haber asistido a estos lugares fue una sensación de entusiasmo, ya que ayudar a la gente es algo que nos llenó el alma. Lo más impresionante es vivir y poder convivir con toda esa gente, en esas circunstancias. El primer día fuimos a Chicahuaxtla en donde pudimos ver un lugar literalmente destruido y una gran cantidad de personas desesperadas; ahí entregamos despensas, kits de limpieza y artículos para la cocina. El objetivo de esta misión era economizar las zonas afectadas, por lo que aquellos que perdieron sus herramientas de trabajo recibieron nuevas, para así poder salir adelante. En este lugar repartimos alrededor de 550 despensas. Sentimos una gran felicidad, además de otros muchos sentimientos. Lo que vimos resultó increíble y muy triste. Leer más

Al día siguiente regresamos para repartir material escolar a los niños, ya que su escuela también quedó destruida totalmente. El gobierno instaló aulas móviles para poder seguir con los estudios. Algunos de nosotros tuvimos la oportunidad de dar clases, ya que hubo maestros no habían asistido. Enseñar nos hizo aprender, pertenecer a otra clase social te lleva a valorar lo que tienes y a agradecer, día a día, las oportunidades que tenemos.  En agradecimiento esta comunidad nos compartió tortillas, arroz y sopa, la cuales estaban muy buenas, esta fue la manera en la que ellos agradecieron nuestra labor. Más tarde nos trasladamos a la comunidad de Xaltepuxcla, una comunidad menos afectada, pero que también sufrió muchas pérdidas y daños materiales; aquí repartimos alrededor de 60 despensas y 40 carretillas con herramientas de trabajo, para los hombres que se dedican a la agricultura. Nuevamente nos dieron de comer, y nos dijeron lo mucho que estiman a la comunidad judía de México. Ese mismo día, ya por la tarde, fuimos a Xaltepec. En este lugar la experiencia no fue del todo satisfactoria, ya que mucha gente demostraba su desesperación siendo agresiva, y debido a esto nos tuvimos que ir sin haber entregado nad.

Fuimos entonces a un poblado cercano a entregar las últimas 40 despensas y herramientas, pero nos topamos con un obstáculo más, llovió muy fuerte, pero aún así seguimos con nuestra labor. Descargamos los trailers empapados por la lluvia, pero lo que importaba era ayudar. Acabamos un poco cansados, pero muy satisfechos. Por la noche todo el equipo de

CADENA fuimos a cenar al centro y luego llegamos al hotel, a descansar y a prepararnos para el regreso.

No tenemos palabras para describir la increíble experiencia que tuvimos y lo mucho que aprendimos, es una sensación que se debe de vivir para poder entender. Nos encantaría volver a ser parte del gran equipo de CADENA.

Natalie Leiferman, Ariela Goldwasser y Mauricio Rojsen.